Industria Sostenible

El futuro de la moda es circular

Sudadera confeccionada de forma inédita con productos usados es un hito en la historia de Malwee y refuerza el compromiso de la marca por buscar alternativas para una moda sostenible

 

El 17 de mayo, con motivo del Día Mundial del Reciclaje, el Grupo Malwee llevó a cabo una acción inesperada e inédita en la Avenida Paulista, en la ciudad de São Paulo: distribuyó al público 1.500 sudaderas de una nueva línea de la marca. La idea era simple: cualquiera que donara cinco piezas de ropa usada se llevaba a cambio una sudadera. Unisex y de doble cara, en gris y en diferentes tamaños, el producto fue el único en los 53 años de historia de la marca Santa Catarina que no estuvo a la venta. La acción fue puntual y el producto no estaba en venta. Toda la ropa recolectada fue entregada a la Cruz Roja de São Paulo, institución que trabaja desde hace 110 años ayudando a las poblaciones vulnerable, la cual se encargó de clasificar las prendas – para donar o para reciclar en la producción de ropa nueva.

Sin embargo, la sudadera de la campaña fue especial. Creada por el grupo, que incluye las marcas Malwee, Malwee Kids, Anyway y Carinhoso, el producto fue producido a partir de lo que la compañía ha venido llamando “hilo del futuro”: una materia prima producida en colaboración a partir de ropa usada que, de otro modo, sería desechada.

“Para nosotros, la creación del ‘hilo del futuro’ es otra iniciativa que refuerza nuestra legitimidad en la innovación a favor de la sostenibilidad en la industria y en la cadena de la moda”, afirma Taíse Beduschi, gerente de ESG de del Grupo Malwee, y añade que, “a partir de esa materia prima, Malwee pasa a transformar prendas usadas que serían desechadas, convirtiéndose en desecho textil, en piezas nuevas, con la calidad de la marca que todos conocen”.

Según ella, acciones de moda circular de ese tipo tienen un impacto directo en el uso de recursos materiales y están en línea con el plan ESG 2030 de la marca. “Hemos firmado un compromiso público para que el 100% de nuestros productos se fabriquen con materias primas y/o procesos con menor impacto ambiental en los próximos diez años”, concluye.

Hoy, con ocasión de la acción del Día del Reciclaje, Malwee está promoviendo un proceso interesante: el consumidor que lleve prendas usadas a los diferentes puntos de recolección que ha creado la marca en todo el país (conócelos en https://www.malwee.com.br/colecao/desafio), gana puntos que luego puede canjear por un 15% de descuento en sus compras. Toda la ropa recolectada que se encuentre en buen estado es donada a la Cruz Roja de São Paulo.

 

Movimiento. – La acción con la sudadera también representa el inicio de un movimiento que Malwee ha denominado DES.A.FIO, creado para promover la moda circular y minimizar los impactos que la eliminación irresponsable provoca en la naturaleza. DES.A.FIO, por su parte, integra el nuevo posicionamiento de la marca, iniciado en 2020: “Moda Sin Punto Final”. Se trata de una reformulación de las colecciones para alargar la vida de las prendas, produciendo ropa más duradera que se puede guardar en el armario durante mucho más tiempo. Desde entonces, Malwee ha anunciado otras acciones en este frente, como una alianza con la tienda de segunda mano en línea Repassa y la startup de vestuario compartido Roupateca.

“La sudadera hecha de productos usados – que serían desechados – es un hito en nuestra historia y refuerza el compromiso de Malwee por buscar alternativas para una moda cada vez más sostenible”, observa Guilherme Moreno, Gerente de Marketing de Malwee.

“Esa prenda es un símbolo de nuestro deseo de promover una consciencia colectiva sobre la importancia del reciclaje de ropa. Como una evolución del comportamiento social, en los últimos años nos hemos acostumbrado a separar nuestros residuos y reciclar materiales como papel, aluminio, plástico, vidrio… pero ¿y qué pasa con la ropa? La donación suele ser el final del ciclo de las prendas que elegimos vestir, pero no terminan así”, añade Moreno.

“En algún momento, todos los productos que alguna vez fueron parte de nuestro guardarropa serán descartados y, cuando llegue ese momento, debemos buscar alternativas de menor impacto para cuando dicho descarte suceda. Ese es un tema que debemos enfrentar como sociedad, y Malwee se está posicionando al frente de esta discusión, demostrando que es posible transformar la ropa usada en piezas de moda sostenibles, asequibles, de calidad y duraderas”, concluye.

Paso a paso. – Para crear la nueva línea de sudaderas lanzada en mayo, Malwee recolectó piezas inservibles en algunas tiendas de Brasil con la ayuda de Repassa, uno de sus socios de circularidad. La ropa fue enviada directamente al Grupo EuroFios, empresa especializada en el reciclaje y producción de hilado sostenible y colaboradora de la marca en proyectos de fabricación innovadores y sostenibles desde hace más de diez años. Esta se encargó de todo el proceso de desfibrado e hilado. Juntos, los grupos Malwee y Eurofios han creado el “hilo del futuro”, que ambos aseguran no tener precedentes en el mercado brasileño.

El hilo se elaboró con un 70% de residuos textiles posconsumo y un 30% de una fibra complementaria utilizada para fortalecer la estructura y la calidad. Según Malwee, el procedimiento evitó la emisión del 44% del CO2 que se emitiría y consumió menos del 30% de agua en su producción.

Energía eólica. – En enero de 2022, Malwee lanzó una colección inspirada en las fuentes de energía renovables de la naturaleza. Según la marca, Energia dos Ventos, Novos Caminhos es un homenaje a la energía eólica utilizada en la producción de los productos de la marca desde 2020. Hoy el grupo afirma que el 83% de toda la energía utilizada en su parque industrial proviene de la energía eólica.

“La energía eólica ya nos ha ayudado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 19,5% en 2020 en comparación con el año anterior, y la decisión de utilizar ese tipo de energía renovable es crucial para lograr nuestro objetivo de ser Net Zero para 2050”, explica Guilherme Moreno.

Además de emplear energía eólica y el “hilo del futuro”, las materias primas sostenibles están presentes en la colección de Malwee, como el hilo teñido sostenible, el tejido sostenible y el tejido malla y piqué orgánicos. La marca también ha adoptado otros procesos de fabricación más limpios: uso de tintes naturales en el teñido de prendas y la reducción de hasta un 98% de agua en la fabricación de prendas de mezclilla. Los jeans hechos con solo 250 ml de agua, volumen que equivale a un vaso, también forman parte de la mezcla.

Con esos esfuerzos, Malwee avanza desde hace algunos años – y de forma pionera en Brasil – en una tendencia cada vez más global: producir de forma sostenible, apostando por la economía circular y lanzando prendas democráticas (para diferentes biotipos, edades y estilos y a menudo de tipo agénero) y atemporales, que duren más y se puedan revender, donar o intercambiar.

Suscripción de ropa. – Roupateca surgió hace seis años como una plataforma de moda compartida y tiene la circularidad como uno de sus principales pilares. En asociación con Malwee, la plataforma anuncia que una colección de piezas sostenibles de la marca estará disponible para la comunidad a partir del 28 de septiembre. La sede física de Roupateca está en el barrio de Pinheiros, en São Paulo, pero las prendas también pueden ser elegidas a través del sitio web.

El acceso a la ropa está disponible a través de suscripciones mensuales, trimestrales, semestrales o anuales, con planes para diferentes cantidades de prendas. Los clientes usan las prendas que eligen durante el período seleccionado en la suscripción y luego las devuelven a la colección. Después de su uso, Roupateca se encarga de limpiar la ropa.

“Siempre hemos admirado a Malwee precisamente por tener un posicionamiento más sostenible y ser una marca de moda responsable con el planeta y las personas”, dice Flávia Netrovski, una de las socias y fundadoras de Roupateca.

Para el gerente de Marketing de Malwee, Guilherme Moreno, “el concepto de guardarropa compartido en Roupateca tiene mucho que ver con nuestra ‘moda sin punto final’”. “La moda de Malwee está diseñada para durar, y eso es lo que para nosotros le da tanto sentido a esta alianza: es una forma de alargar el ciclo de vida de las prendas, haciéndolas circular entre más personas y durante más tiempo”, añade.