Industria Sostenible

Conservación forestal

Fortalecer la competitividad del sector forestal representa para el país la posibilidad de ejercer protagonismo en el mercado internacional y en la agenda de sostenibilidad

Brasil tiene una gran cobertura forestal –la segunda más grande del mundo, solo superada por Rusia. El sector forestal brasileño es responsable de unos 3,5 % del PIB de Brasil (2007), lo que equivale a US$ 37,3 mil millones, y del 7,3 % de las exportaciones totales del país, o US$ 10,3 mil millones. El sector también es responsable de generar cerca de 7 millones de puestos de empleo.

El sector de bosques plantados tiene una producción integrada y una compleja estructura de producción, que incluye productores de equipos, insumos, proyectos de ingeniería y empresas de productos forestales. Sin embargo, incluso teniendo una participación significativa en la economía nacional, todavía queda espacio en el país para expandir la producción y agregar valor a los productos forestales.

El segmento responsable de explotar los bosques nativos de manera sostenible aún convive con altos niveles de ilegalidad y con una baja competitividad. El sector de base forestal nativa legal tiene dificultades para expandir sus negocios, en especial en la región amazónica, debido a las restricciones que impone la legislación como respuesta al interés ambiental que despierta la región.

Se debe combatir la ilegalidad para construir un entorno adecuado para enfrentar los desafíos técnicos, de regulación y de política para desarrollar un mercado de maderas tropicales. Las acciones de mando y control deben implementarse con inteligencia y haciendo uso de la información y las herramientas de control disponibles, como el Sistema Nacional de Control del Origen de los Productos Forestales (Sinaflor), del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA), por ejemplo, sin aumentar la burocracia.

Expandir las áreas de concesión forestal basadas en el manejo forestal sostenible es una oportunidad para ampliar la oferta de madera tropical de bosques nativos y una estrategia importante para la conservación de las áreas forestales remanentes.

La industria de base forestal necesita desarrollar todo su potencial, ya sea aumentando la producción, ya promoviendo nuevos productos y modelos comerciales con un enfoque en el desarrollo de nuevos materiales. La construcción de un entorno de negocios favorable y el fortalecimiento de las instituciones que se ocupan del tema son factores imprescindibles para mejorar la competitividad del sector y para desarrollar el potencial forestal del país, tanto de bosques plantados como de bosques nativos.