Industria Sostenible

Economía circular

Un modelo económico que brinda oportunidades para mejor usar los recursos naturales y elevar la competitividad de la industria

La economía circular asocia el desarrollo económico al mejor aprovechamiento de los recursos naturales por medio de nuevas oportunidades de negocio y la optimización en la fabricación de productos. Lo que se busca es depender menos de materia prima virgen, priorizando insumos más duraderos, reciclables y renovables.

El concepto de economía circular ha surgido como contrapunto al modelo económico lineal –de extracción de materias primas, transformación, uso y eliminación de residuos– que está llegando a su límite.

En los últimos 30 años, a pesar de los avances tecnológicos y del aumento de la productividad en los procesos industriales, que extraen un 40 % más de valor económico de las materias primas, la demanda se ha incrementado en un 150 %.

Esa tendencia lleva las empresas a no solo reducir costos y pérdidas de producción, sino también a crear nuevas fuentes de ingresos, por ejemplo, estimulando la inclusión de materia prima secundaria en los procesos productivos y fomentando el mercado de intercambio de residuos.

La economía circular también contribuye a promover el desarrollo de nuevos eslabones en la cadena productiva, por medio de prácticas impulsadas por ese modelo, tales como: optimización de procesos, producto como servicio, uso compartido, extensión de la vida útil del producto, insumos circulares, recuperación de recursos y virtualización.

Una encuesta llevada a cabo por la CNI en 2019 muestra que el 76,5 % de las industrias desarrollan alguna iniciativa de economía circular, aunque la mayoría no sepa que dichas acciones se enmarcan en ese concepto. Entre las principales prácticas enumeradas por los encuestados se cuentan la optimización de procesos (56,5 %), el uso de insumos circulares (37,1 %) y la recuperación de recursos (24,1 %).

La encuesta también mostró que el 88,2 % de los encuestados evaluaron la economía circular como importante o muy importante para la industria brasileña. El tema va más allá de la búsqueda de eficiencia.

Una encuesta reciente que también condujo la CNI sobre el perfil de los consumidores brasileños muestra que el 38 % de los encuestados siempre verifica o verifica a veces si los productos fueron producidos de manera ambientalmente correcta. La encuesta revela que los brasileños también son más conscientes del destino de los residuos. El número de personas que separan la basura para reciclar aumentó del 47 % en 2013 al 55 % en 2019.